• El portavoz del Grupo Municipal Popular, César Díaz acusa al nuevo equipo de Gobierno socialista de “eliminar de forma fulminante” las medidas dedicadas a proteger a vecinos y turistas en calles muy transitadas como Mesones, Zacatín, Alhóndiga o Carrera de la Virgen
  • Exige soluciones urgentes así como un mayor refuerzo policial en todos los distritos donde se ha disparado el vandalismo y las molestias por botellones

El portavoz del Grupo Municipal Popular, César Díaz, ha denunciado hoy la supresión de las barreras de seguridad en zonas peatonales del casco histórico de la ciudad para evitar atropellos y accidentes. Según ha detallado el edil, entre las escasas medidas que ha puesto en marcha el Gobierno tránsfuga, “nos ha alarmado especialmente la retirada de estas medidas de seguridad que actuaban para proteger a vecinos y turistas que recorren a pie las principales calles peatonales y comerciales”.

El edil, que ha realizado sus declaraciones en el inicio de la calle Mesones, ha mostrado como por ejemplo, donde siempre había un coche de Policía Local bloqueando el acceso -al menos durante las horas de máxima afluencia-, ahora mismo “nos encontramos que no hay absolutamente nada”. Una situación que supone un “auténtico riesgo que se debe revertir cuanto antes”.

En concreto, el plan de protección referido afecta a vías como Mesones en su acceso por Puerta Real, Mesones con Jaúdenes, así como Zacatín, Alhóndiga o la Carrera de la Virgen donde se colocaban “obstáculos móviles” como es el caso de los coches de Policía para garantizar el paso de camiones de reparto, de limpieza o de bomberos, o fijos, como maceteros.

Díaz ha asegurado que, además de evitar posibles accidentes, estas medidas son disuasorias de otros delitos pues, la presencia policial siempre va a ser una garantía para los granadinos. “De la noche a la mañana se han cargado un plan que funcionaba a la perfección sin dar ninguna explicación ni apoyarse en ningún informe técnico” ha dicho Díaz quien se ha preguntado quien ha dado la indicación: “Desconocemos si ha sido el alcalde, la concejal de Protección Ciudadana o el jefe de la Policía Local”. “Al no haber orden por escrito nos tememos que, en caso de accidente, quieran eludir su responsabilidad y que ésta recaiga en los jefes de sala”, ha añadido.

Para el edil, “esto es una prueba más del descontrol que impera en el nuevo Gobierno tránsfuga que ha estado más preocupado de tapar sus vergüenzas por la compra de Granada que de trabajar por la ciudad”.

Por otra parte, Díaz ha lamentado que este “no es el único despropósito” pues, “en el último mes hemos visto menos agentes en las calles, tanto aquí como en el resto de distritos, lo que, ha provocado además un aumento del vandalismo”.

A ello se suman otras graves molestias provocadas por “esta evidente dejadez de funciones de un alcalde que tuvo prisa solo para irse a la playa, mientras los botellones robaban el sueño a los granadinos”. “Esperemos que con la llegada de septiembre, el Gobierno tránsfuga se centre, de una vez, en lo importante”.