• César Díaz y Eva Martín han acompañado a los vecinos que hoy han registrado un escrito y más de 400 firmas en el Ayuntamiento para solicitar soluciones urgentes que acaben con los ruidos insoportables, las peleas, las aglomeraciones o la presencia de menores bebiendo alcohol en las calles
  • Díaz pide “por enésima vez” al alcalde que deje de mirar para otro lado ante un grave problema que necesita de actuaciones contundentes
  • La representante de las comunidades de vecinos, María del Mar Olóriz, asegura que seguirán dando la batalla hasta que el alcalde les escuche: “Es importantísimo que se controlen las licencias porque esta es una zona acústicamente protegida, caracterizada por ser residencial, familiar que, sin embargo, se ha convertido en tierra de nadie”

El Grupo Municipal Popular representado por su portavoz, César Díaz y su portavoz adjunta, Eva Martín ha acompañado hoy a vecinos de Pedro Antonio de Alarcón y calles colindantes en una protesta a las puertas del Ayuntamiento de Granada para exigir al alcalde soluciones inmediatas ante los problemas de ruido, inseguridad y suciedad que sufren.

En su intervención, Díaz ha pedido por “enésima vez” al alcalde que deje de mirar para otro lado y escuche a los vecinos que tanto están sufriendo ante este total deterioro de la convivencia en nuestra ciudad y que, desesperados ante la falta de respuesta, han decidido registrar más de 400 firmas y un escrito con un decálogo de medidas para acabar con la difícil situación que se ha agravado significativamente en los últimos meses.

En el documento presentado, las comunidades de vecinos de las calles Pedro Antonio de Alarcón, Sol, Plaza Menorca, Trajano, Emperatriz Eugenia, Obispo Hurtado, Plaza Mercedes Domenech, Pasaje de las Siervas y zonas limítrofes exponen que, “ante las jornadas de fiesta y alboroto que se extienden desde las 0:00 hasta las 05:30 de la madrugada todos los días de la semana, agravándose los fines de semana hasta hacer la situación insostenible nos vemos obligados a hacer llegar al Ayuntamiento y al área responsable de la tranquila convivencia una reclamación de derechos con el objetivo de garantizar el descanso”.

Asimismo, los vecinos manifiestan que sufren altos índices de ruido, congregación de grupos de jóvenes sin medida alguna, gente orinando en la vía pública que impide abrir las ventanas a lo que se suma el lanzamiento de botellas, cristales rotos en una zona donde hay un parque infantil donde también se producen peleas, tráfico de drogas, o presencia de menores bebiendo alcohol “mientras el alcalde asegura que Granada funciona” ha lamentado el edil que lleva exigiendo la convocatoria de una Junta Local de Seguridad específica para abordar exclusivamente este tema desde el pasado mes de septiembre.

Entre las medidas que proponen plantean, según detalla Díaz, “iniciativas lógicas que ya se ejecutaban en el anterior mandato y que inexplicablemente Cuenca ha eliminado” como más presencia policial; agentes de paisano, la revisión de las licencias de los shawarmas y otros locales abiertos hasta altas horas de la madrugada así como la limitación y revisión del número de establecimientos. Por otra parte, los residentes solicitan aplicar la normativa ya existente de zonas de prevención acústica restringiendo el horario especialmente en los días laborables para todos los residentes de la zona.

“Estamos ante una situación de impotencia y frustración total” ha dicho la representante de las comunidades de vecinos afectadas, María del Mar Olóriz quien ha asegurado que, por este motivo y ante la falta de respuesta del Ayuntamiento y de la Subdelegación del Gobierno, hemos decidido venir hoy aquí para exigir que nos escuchen, que doten de una presencia policial permanente y que controlen las licencias”.

“Es importantísimo que se controlen las licencias porque esta es una zona de prevención acústica caracterizada por ser residencial, familiar que, sin embargo, se ha convertido en tierra de nadie” ha añadido.