• Pepa Rubia lamenta que el Ayuntamiento, en manos del PSOE y los tránsfugas, “cerrara por vacaciones” cuando el índice de calidad del aire triplicaba los valores permitidos
  • Pregunta al equipo de Gobierno por qué no se aplicaron las medidas incluidas en el Protocolo de Actuación para los casos de Alta Contaminación

La concejal del Grupo Municipal Popular, Pepa Rubia ha lamentado hoy la nefasta política medioambiental que está llevando a cabo el Gobierno tránsfuga “inmovilizado por sus propios líos internos”. La edil ha hecho estas declaraciones apoyadas en los datos de calidad del aire del mes de agosto recogidos en la web del Ayuntamiento. Según ha relatado, durante la segunda quincena del citado mes, Granada superó el límite máximo permitido “sin que el equipo de Cuenca, entero de vacaciones, tomara ni una sola medida para paliar las consecuencias que esto conlleva para la salud”.

En concreto, el día diez ya se registró un índice de calidad del aire “regular” tanto en la estación Norte como en Palacio de Congresos debido fundamentalmente a la existencia de una masa de aire sahariano unida a las altas temperaturas situación conocida a través de los medios de comunicación que ya alertaban de la llegada de estas condiciones climatológicas. Justo un día después, el 11 de agosto, la calidad del aire era “mala” con un índice de calidad del aire de 186,60 en estación Norte y 162,49 en Palacio de Congresos mientras que, el día 14, llegaron a 119 y 146 respectivamente. Cifras que triplican los valores de umbral permitidos que se sitúan entre 0 y 33 microgramos/metro cúbico, muy buena y 33 a 66, buena.

La edil ha lamentado que, en el peor verano que se recuerda en materia de calidad del aire, el Gobierno tránsfuga no haya puesto en marcha ni una sola medida de las recogidas dentro del Protocolo de Actuación para los casos de Alta Contaminación impulsado por la edil y que contemplaba, por ejemplo, para este tipo de episodio, el incremento del transporte público, campañas para promover el uso de medios de transporte sostenible o campañas informativas para que, con este índice de calidad del aire se descarte hacer deporte en determinadas franjas horarias, así como el baldeo intensivo y el uso de la cuba nocturna para eliminar las partículas en suspensión.

“Estamos de acuerdo en que son episodios de la naturaleza que no podemos controlar pero sí podemos reducir su impacto” ha dicho Rubia quien ha pedido al Gobierno tránsfuga más seriedad a la hora de trabajar en la calidad del aire porque de ello depende la salud de los granadinos.

En este sentido, la edil ha recordado el buen trabajo que se ha hecho en los últimos dos años y que ha permitido reducir las emisiones considerablemente. “Reducir la velocidad en la Circunvalación y la Ronda Sur, la compra de hasta 39 nuevos autobuses híbridos, la adquisición de casi 300 medidores para analizar al detalle la calidad del aire, la aprobación del Protocolo de Actuación para los casos de Alta Contaminación, son solo algunos de los hitos que se impulsaron para acabar con un problema “que nos afecta a todos”.

Para finalizar, Pepa Rubia ha anunciado que va a registrar un conjunto de preguntas para conocer los planes del Ayuntamiento en materia medioambiental. “Queremos conocer qué medidas van a impulsar para seguir reduciendo las emisiones y saber así si se toman en serio el Medio Ambiente o la reducción de la contaminación es solo una etiqueta más del Gobierno tránsfuga”.

La concejal del Grupo Municipal Popular, Pepa Rubia ha lamentado hoy la nefasta política medioambiental que está llevando a cabo el Gobierno tránsfuga “inmovilizado por sus propios líos internos”. La edil ha hecho estas declaraciones apoyadas en los datos de calidad del aire del mes de agosto recogidos en la web del Ayuntamiento. Según ha relatado, durante la segunda quincena del citado mes, Granada superó el límite máximo permitido “sin que el equipo de Cuenca, entero de vacaciones, tomara ni una sola medida para paliar las consecuencias que esto conlleva para la salud”.

En concreto, el día diez ya se registró un índice de calidad del aire “regular” tanto en la estación Norte como en Palacio de Congresos debido fundamentalmente a la existencia de una masa de aire sahariano unida a las altas temperaturas situación conocida a través de los medios de comunicación que ya alertaban de la llegada de estas condiciones climatológicas. Justo un día después, el 11 de agosto, la calidad del aire era “mala” con un índice de calidad del aire de 186,60 en estación Norte y 162,49 en Palacio de Congresos mientras que, el día 14, llegaron a 119 y 146 respectivamente. Cifras que triplican los valores de umbral permitidos que se sitúan entre 0 y 33 microgramos/metro cúbico, muy buena y 33 a 66, buena.

La edil ha lamentado que, en el peor verano que se recuerda en materia de calidad del aire, el Gobierno tránsfuga no haya puesto en marcha ni una sola medida de las recogidas dentro del Protocolo de Actuación para los casos de Alta Contaminación impulsado por la edil y que contemplaba, por ejemplo, para este tipo de episodio, el incremento del transporte público, campañas para promover el uso de medios de transporte sostenible o campañas informativas para que, con este índice de calidad del aire se descarte hacer deporte en determinadas franjas horarias, así como el baldeo intensivo y el uso de la cuba nocturna para eliminar las partículas en suspensión.

“Estamos de acuerdo en que son episodios de la naturaleza que no podemos controlar pero sí podemos reducir su impacto” ha dicho Rubia quien ha pedido al Gobierno tránsfuga más seriedad a la hora de trabajar en la calidad del aire porque de ello depende la salud de los granadinos.

En este sentido, la edil ha recordado el buen trabajo que se ha hecho en los últimos dos años y que ha permitido reducir las emisiones considerablemente. “Reducir la velocidad en la Circunvalación y la Ronda Sur, la compra de hasta 39 nuevos autobuses híbridos, la adquisición de casi 300 medidores para analizar al detalle la calidad del aire, la aprobación del Protocolo de Actuación para los casos de Alta Contaminación, son solo algunos de los hitos que se impulsaron para acabar con un problema “que nos afecta a todos”.

Para finalizar, Pepa Rubia ha anunciado que va a registrar un conjunto de preguntas para conocer los planes del Ayuntamiento en materia medioambiental. “Queremos conocer qué medidas van a impulsar para seguir reduciendo las emisiones y saber así si se toman en serio el Medio Ambiente o la reducción de la contaminación es solo una etiqueta más del Gobierno tránsfuga”.