• Solo funcionan 12 de los 300 medidores de calidad del aire que se quedaron instalados el año pasado por parte del anterior equipo de gobierno popular
  • La concejal del Grupo Municipal Popular Pepa Rubia señala que “no se están obteniendo datos para saber los niveles de contaminación que tenemos en la ciudad”
  • Rubia denuncia que el PSOE hace “una política dirigida a vender humo, hablando de proyectos a largo plazo, a la espera de que lleguen los fondos necesarios para ellos”

El Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Granada critica otra vez la dejadez y la inacción del equipo de gobierno socialista en el Consistorio ante el abandono del proyecto iniciado por el anterior gobierno municipal del PP, con el que se tendría un conocimiento en tiempo real de la cantidad de dióxido de nitrógeno y las partículas M10 existentes en la atmósfera, mediante la colocación de 300 sensores para medir la calidad del aire en el centro de la ciudad.

Así lo ha manifestado la concejal del Grupo del PP Pepa Rubia, quien ha compartido el resultado de la pregunta formulada por escrito el pasado mes de abril sobre los resultados obtenidos por estos medidores de calidad del aire instalados por el PP, cuya respuesta ha sido que “solo funcionan los 12 que se quedaron instalados el año pasado y que el resto -hasta los 300-, aunque se quedaron instalados el verano pasado, no han llegado a funcionar”.

Según Pepa Rubia, “no se están obteniendo datos para saber los niveles de contaminación que tenemos en la ciudad”, algo tan importante que “nos sirvió para poder acceder a datos en tiempo real que nos permitían ver los focos contaminantes de emisión y así poder analizar cómo se dispersaban, de cara a poder adelantarnos a los episodios de alta contaminación que podía sufrir nuestra ciudad”.

Así, la edil popular ha denunciado una vez más “una política dirigida a vender humo, hablando de proyectos a largo plazo, a la espera de que lleguen los fondos necesarios para ellos, sin que se trabaje en ninguna de las áreas ni sean capaces de solucionar el problema de los medidores de calidad del aire para poder empezar a trabajar”.