El Partido Popular de Granada lamenta la falta de lealtad institucional del alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, y el presidente de la Diputación, José Entrena, al no acudir en el día de ayer al acto institucional de toma de posesión de los delegados territoriales de la Junta de Andalucía en la provincia que se celebró en la sede de la Delegación Provincial.

El secretario general del PP granadino, Jorge Saavedra, señala que “estamos ante la evidencia del doble discurso. Un doble discurso que no cuadra y que muestra la verdadera cara de los representantes públicos del Partido Socialista en la provincia que intentan liderar movimientos de consenso en espacios de entendimiento pero que, a la primera de cambio, son incapaces de mantener el respeto institucional con la Junta de Andalucía. Es inaceptable que las máximas autoridades tanto del Ayuntamiento como la Diputación de Granada no asistieran, tras ser invitados en tiempo y forma, a un acto de esta envergadura en el que por parte de la administración autonómica  y durante la intervención de la consejera de Fomento Marifrán Carazo se tendió la mano y se ofreció la máxima lealtad a ambas administraciones locales para seguir avanzando desde el acuerdo y el respeto institucional en proyectos comunes en beneficio de los intereses de la provincia”.

Para el dirigente popular, ni Entrena ni Cuenca estuvieron a la altura de las circunstancias olvidando que más allá de las siglas políticas, representan a todos los granadinos poniendo en evidencia los dos modelos de gestión: “el compromiso de los representantes públicos del Partido Popular, y en especial de la Junta de Andalucía, asistiendo a todos y cada uno de los encuentros convocados en los últimos meses con el único interés de trabajar en la búsqueda de acuerdos en pro de los granadinos; y la falta de deferencia política demostrada públicamente por el alcalde de la capital y el presidente de la Diputación en el día de ayer”.

Por último, Saavedra ha agradecido la presencia de la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López, que, a diferencia de sus compañeros, sí demostró estar a la altura de las circunstancias entendiendo que, más allá de las diferencias políticas, el de ayer era un acto en el que tenían cabida todas las administraciones para tender los lazos de entendimiento necesarios en beneficio de los ciudadanos”.