• Las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio ganan 5 euros la hora, mientras que en municipios vecinos como Cájar, se eleva a los 11 euros

 

 

  • Cristina Marín, portavoz del PP en Monachil: “El alcalde socialista, José Morales, debería exigir a la empresa adjudicataria la mejora inmediata de las condiciones laborales de las trabajadoras o no renovar la licitación del contrato”

 

La portavoz del PP en Monachil, Cristina Marín, ha denunciado la situación precaria de las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio del Ayuntamiento de la localidad, y ha reclamado al equipo de gobierno que ponga en marcha medidas urgentes para mejorar sus condiciones laborales y salariales.

Marín considera que el alcalde socialista, José Morales, debería exigir a la empresa adjudicataria la mejora inmediata de las condiciones laborales de las trabajadoras de ayuda a domicilio o no renovar la licitación del contrato que ha finalizado, y asumir el servicio de forma directa, ahora que la ley de Presupuestos del Estado lo permite. “Él que siempre está haciendo propaganda de la defensa de lo social y lo público, ha privatizado prácticamente la totalidad de los servicios municipales de Monachil con las consiguientes consecuencias derivadas de su gestión”.

La popular ha criticado también la doble cara del gobierno municipal que, “por un lado, presume de que las trabajadoras de servicio de ayuda a domicilio son un pilar fundamental del estado de bienestar y, por otro, se desentienden de sus circunstancias, permitiendo que se les pague 5 euros la hora”.

La edil ha indicado que el perfil de la trabajadora de ayuda a domicilio es el de una mujer que en la mayoría de los casos no tiene un contrato a jornada completa y por lo tanto, está por debajo de los 900 euros al mes, dependiendo de las horas contratadas. “Es por ese motivo por el que deberían de darle una mayor protección y no permitir que se les pague un sueldo precario de 5 euros mientras en otros municipios vecinos como Cájar, las trabajadoras cobran 11 euros la hora, con un sueldo de 1200 euros al mes por 6 horas de trabajo diario”.

Son muchas las economías familiares que dependen de este sueldo en la localidad, señala Marín, que se avergüenza de que el alcalde, que “está siempre presumiendo de su apoyo incondicional a las trabajadoras, permite que se vean en una situación de desamparo donde el único responsable es él”.