• La concejal del Grupo Municipal Popular Pepa Rubia lamenta que “ha pasado ya más de un año de gobierno del Partido Socialista y no ha finalizado la elaboración del nuevo pliego técnico, cuando el anterior gobierno popular lo dejó en Contratación”
  • El concejal del Grupo Municipal Popular Francisco Fuentes teme que “el equipo de gobierno socialista pueda entrar en incurrir en negligencia administrativa y jurídica, según indica el informe del interventor municipal de febrero”.
  • Francisco Fuentes se cuestiona “quién se beneficia de este retraso, qué intereses ocultos puede haber en el mismo y porqué se produce esta demora, con unos presupuestos ya aprobados”

El Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Granada denuncia nuevamente que el contrato de limpieza y recogida de residuos sólidos no estará licitado ni adjudicado en este mandato, dado que los pliegos aún no se encuentran en el área de contratación y, teniendo en cuenta los plazos necesarios para adjudicar un contrato de estas características, el proceso completo tardaría más de un año, con lo que el equipo de gobierno socialista podría incurrir en negligencia administrativa y jurídica, según indica el informe del interventor municipal de febrero.

Así lo han manifestado esta mañana los concejales del Grupo Municipal del PP Pepa Rubia y Francisco Fuentes, quienes han apuntado al “retraso oculto e injustificado” de la licitación de este nuevo contrato de limpieza viaria y recogida de residuos.

Según Pepa Rubia, “ha pasado ya más de un año de gobierno del Partido Socialista, y ni siquiera ha finalizado la elaboración de lo que se supone que va a ser el nuevo pliego técnico, pero lo más sangrante es que el gobierno municipal del PSOE paralizó en su momento todo el trabajo que ya se había realizado, cuando ya se encontraban los pliegos técnicos en el área de contratación”.

La concejal popular ha recordado que “a pesar de sufrir la pandemia, estos trabajos se empezaron a elaborar partiendo de cero en septiembre del año 2019, después de que el partido socialista no hubiera hecho absolutamente nada durante los tres años de su gobierno anterior, ni siquiera había dejado aprobado el modelo de gestión”.

En estos 14 meses que llevan en gobierno, tenemos que hablar de “ocultismo y falta de transparencia”, ha afeado Pepa Rubia, quien ha relatado que “el Partido Popular tuvo numerosas reuniones con todos los grupos de la oposición y con la presencia de los técnicos del área para explicar y aclarar cualquier duda, con la voluntad de trabajar con la máxima transparencia, escuchando a todos ellos e informándoles del avance del pliego”. Sin embargo, ha proseguido, Rubia, “a día de hoy, aún estamos esperando mantener una reunión sobre este tema, a pesar de que se les ha solicitado en numerosas ocasiones, pero se han limitado a realizar transferencias de crédito a la actual empresa concesionaria”.

“Por este motivo, cada mes que pasa que no se aprueba este contrato, el Ayuntamiento tiene que abonar más de 100.000 euros al día a una empresa que trabaja sin tener ningún contrato, sino una prórroga”, ha reprochado la concejal del PP. Esta anomalía ya la ha puesto de manifiesto el interventor en su informe de febrero, advirtiendo de que podría haber dejadez de funciones e incurrir en responsabilidades legales para aquellos que tienen la obligación de convocar y tramitar un nuevo procedimiento.

Pepa Rubia ha mostrado su sorpresa, puesto que “el equipo de gobierno ya tiene nuevo presupuesto y desconocemos el precio de licitación de lo que va a ser el nuevo contrato, pero ya no admite más demora”. Rubia ha sentenciado que “la ciudad está sufriendo con este retraso un auténtico menoscabo económico y la pérdida de una herramienta importante para reducir los niveles de contaminación y hacer de Granada una ciudad más amable y medioambientalmente más sostenible”.

Por su parte, el concejal popular Francisco Fuentes ha criticado que “después de 14 meses con el PSOE al frente del Ayuntamiento de Granada, nos preguntamos qué pasa con los dos grandes contratos de este Consistorio, como son el de transportes, que vence el 24 de septiembre y ni está ni se le espera en este mandato, cuando quedan 8 meses para que acabe la misma y ya en nuestro mandato se hizo un contrato con una consultoría externa para que elaborase los trabajos previos e, incluso, un borrador de pliegos hace ya más de un año”.

En cuanto al contrato de limpieza y recogida de residuos Francisco Fuentes ha subrayado que “desconocemos donde se encuentra actualmente y cómo se encuentra, con el agravante de que “en el mes de junio el concejal de Medio Ambiente dijo que en julio se licitaría, pero estamos en septiembre y ni rastro el contrato”.

El concejal del PP ha desgranado un cronograma de los tiempos mínimos necesarios para licitar y adjudicar el contrato, y ha mostrado su temor de que “finalizará el mandato y el contrato no se habrá adjudicado definitivamente”. “Siendo benévolos con los plazos, y suponiendo que se aprobaran los pliegos técnicos y administrativos en septiembre, debe pasar por la Junta de Gobierno Local, publicarse en la Plataforma del Contrato de Sector Público y en el Diario Oficial de la Unión europea (DOUE)”, ha incidido Fuentes y ha añadido que “al ser un contrato sujeto a regulación armonizada y de concesión de servicios, el plazo para la presentación de ofertas no podrá ser inferior a 30 días hábiles, y siempre que ninguna empresa impugne  los pliegos, que, casi siempre, ocurre”.

Así las cosas, “nos metemos en diciembre y las áreas de Medio ambiente y Contratación tendrán que estudiar las ofertas de las empresas y estamos hablando de muchos folios que hay que analizar, por lo que nos metemos en el primer trimestre de 2023 para la aprobación provisional, susceptible también de ser recurrida”, ha remarcado Francisco Fuentes, quien ha agregado que “entraríamos así en el mes de abril con las elecciones convocadas y no habrá adjudicación definitiva”.

Como ejemplo, Francisco Fuentes ha sacado la ciudad de Vitoria a la palestra, que adjudicó un contrato de una cuantía menor, 25 millones de euros, “frente a los aproximadamente 40 millones de Granada, cantidad que no conocemos exactamente porque ni en el propio presupuesto que se ha aprobado en julio viene determinado cuál es el precio del contrato”. En el caso de la ciudad vasca, “en mayo de 2019 el Ayuntamiento aprueba los pliegos, en noviembre de 2020 se celebra la mesa de contracción y en abril de 2021 la adjudicación definitiva, dos años después”, ha aseverado Fuentes.

El concejal popular ha profundizado y se ha cuestionado “quién se beneficia de este retraso, qué intereses ocultos puede haber en el mismo y porqué se produce esta demora, con unos presupuestos ya aprobados”.

Francisco Fuentes ha recordado que “el interventor advirtió en su informe de 2021 de la posible responsabilidad administrativa y jurídica que se pudieran derivar del retraso injustificado por una actuación negligente y que está suponiendo que se está pagando 120.000 euros diarios a una empresa sin mediar licitación alguna y ha terminado diciendo que “no queremos ser agoreros, pero mucho nos tememos que este contrato no se va a adjudicar en este mandato”.