• Los diputados Carlos Rojas y Pablo Hispán rubrican una iniciativa para su debate en la Comisión de Interior, en la que instan al ejecutivo a crear dicha unidad y combatir con contundencia el origen de los cortes de luz

 

  • De este modo trasladan a la Cámara Baja la moción que se debatió ya en el pleno del Ayuntamiento de la capital y que ha sido defendida por el edil del PP, Carlos Ruiz Cosano

 

  • Piden que en dicha unidad se impliquen Justicia, Hacienda y Aduanas, además de los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad necesarios

 

  • Consideran “tremendamente injusto” para los granadinos, pero principalmente para los vecinos de la zona norte, que se señale a un distrito completo por culpa de una minoría que se dedican a dicho cultivo. “Una minoría que está haciendo mucho daño a un barrio con unas connotaciones sociales y económicas difíciles”

 

El PP granadino elevará al Congreso de los Diputados el problema de los cortes de luz en Granada, trasladando una iniciativa que ya ha sido sometida a al pleno del Ayuntamiento de Granada y que ha sido defendida por el edil del PP Carlos Ruiz Cosano. De este modo, la iniciativa parlamentaria que trasladarán a la Cámara Baja para su debate en la Comisión de Interior los diputados por la provincia Carlos Rojas y Pablo Hispán, insta al Gobierno de España a “crear una unidad especial de acción para combatir los cultivos de ‘cannabis sativa’ en la provincia de Granada y en especial en la zona norte de la ciudad”.

Así lo han trasladado Rojas y Ruiz Cosano. El diputado nacional del PP ha insistido en que “la gravedad” del problema requiere de una “acción contundente” por parte del Gobierno Central al que ha instado a “cumplir sin más demoras” con “sus obligaciones” y a “atajar” esta cuestión “de raíz”.

Por este motivo “trasladamos este problema al Congreso de los Diputados, para llevar la voz de los granadinos y muy especialmente de los vecinos del barrio, que no quieren más parches, sino que el Ejecutivo Central actúe con determinación respecto a esta problemática y que puedan vivir tranquilos y con garantías en su barrio”. Y para ello, detalló Rojas, “urge intensificar las acciones para combatir el cultivo de marihuana en la zona norte de Granada y en las otras zonas afectadas de la provincia”. A juicio de Rojas, “es también necesario reforzar las políticas y medidas sociales en el barrio, pero estas medidas, sí o sí, deben de ir acompañadas de una acción contundente por parte del Gobierno de España para erradicar el foco del problema, el cultivo. De lo contrario, no se acabará con el problema”.

En esta misma línea, Carlos Ruiz ha apelado a “focalizar y erradicar el origen de problema”, que no es otro que “el cultivo de marihuana”. Para ello, la moción del PP, que ahora se elevará al Congreso, reclama la implicación “contundente” por parte del Gobierno de España, creando una unidad policial específica para combatir el cultivo en Granada y hacer frente a las mafias relacionadas con el mismo. Pero además, piden “la implicación y coordinación de Justicia, Hacienda y Aduanas”.  En definitiva, una unidad especial específica, que ataje el problema de forma multidisciplinar y en todas sus vertientes.

En este sentido el edil ha reclamado también altura de miras y responsabilidad a las fuerzas políticas y les ha animado a dar un paso serio y decidido al frente, dejando de utilizar este “drama social” para “rascar votos”. En este punto ha considerado que denunciar a Endesa ante la Fiscalía, como ha hecho el PSOE, “no sirve” puesto que, en este caso, la compañía “es parte de la solución”.

Así, ha recordado que Endesa ha dotado a la zona de “5 transformadores, más de 12 kilómetros de líneas de baja tensión, se han reforzado y reformado las líneas de media tensión que van entre las dos centrales que aportan luz hacia el distrito y se ha mejorado el cableado”. Actuaciones que, de no ir acompañadas  “de una acción punitiva clara y evidente, lo que hace es alimentar que haya más cultivo”, puesto que a más potencia, más consumo. De ahí la petición al Gobierno de España para que tome carta en el asunto y ejerza su obligación.

Cosano, ha detallado además que esta acción del Ejecutivo central, deberá ir acompañada de la puesta en marcha de “planes de empleo efectivos” que den alternativas al distrito y también de la elaboración de “planes sociales, incrementar el bono social para ayudar a esas familias que tienen un enganche ilegal, no vinculado al cultivo, a regularizar la situación y pagar la luz”. Al hilo, ha aludido a la importancia de continuar con el seguimiento de las viviendas sociales, un control que “ya está realizando correctamente la Junta de Andalucía”. En este punto ha detallado que, “de los 5.054 pisos con enganches ilegales, solo el 10%, según la propia Subdelegación del Gobierno en Granada, se dedican al cultivo de la marihuana”.

El edil se ha referido a dichos enganches no relacionados con el cultivo como “sociales” porque “nacen de la necesidad. Hay mucho paro en la zona, trabajo precario, es una situación social que hay que solventar”.

“Nuestro objetivo es luchar al lado de los vecinos, defender al 95 por ciento del barrio que son familias absolutamente normalizadas y atacar y extirpar el cáncer del cultivo de la marihuana. Todo tiempo que perdamos en esto incrementamos el problema y perdemos generaciones de niños y jóvenes. En un estado democrático como el nuestro no nos lo podemos permitir”.

“No podemos permitir que Granada siga en esta situación”

El edil del PP, alcalde de barrio en dicho distrito, ha considerado “tremendamente injusto” para los granadinos, pero principalmente para los vecinos del barrio, que se señale a un distrito completo por culpa de una minoría que se dedican a dicho cultivo. “Una minoría que está haciendo mucho daño a un barrio con unas connotaciones sociales y económicas difíciles”.

El cultivo, “desgraciadamente”, es un problema “enquistado” en Granada que, según afirmó, se inició de modo “artesanal”  hace aproximadamente “dos décadas”. Una actividad ilícita “relativamente controlada” en sus inicios que “se ha desbordado” hasta adquirir la gravedad actual. Cosano ha considerado que el Gobierno de España debe endurecer su postura y ejercer sus obligaciones, con una acción punitiva contundente, puesto que “han entrado en juego las mafias internacionales”.

Además, el edil ha detallado que la problemática ha anidado, no solo en Granada, sino en pueblos del área metropolitana y en distintos puntos de la provincia, generando a su juicio un “efecto llamada”, ocasionando problemas sociales y un incremento de la violencia en determinadas zonas a causa del enfrentamiento ente bandas. “Es un cáncer que hay que eliminar porque ya hay muchas metástasis, y no se puede permitir que Granada siga en esta situación”, concluyó