• El portavoz del Grupo Municipal Popular, César Díaz, critica que “se han realizado restricciones de movilidad este verano en algunas calles del barrio sin tener en cuenta a los vecinos”
  • César Díaz argumenta que “de nada sirve gobernar la movilidad a golpe de decreto ni tomar soluciones puntuales que quitan el problema de una zona, pero lo llevan a otra”
  • Los vecinos lamentan que “las medidas que se han tomado no van a tener los efectos que se esperan, ni hacerlas en verano tampoco beneficia la convivencia entre todos”

El Grupo Municipal del Partido Popular del Ayuntamiento de Granada ha realizado una visita al Realejo para atender una reclamación de los vecinos por la polémica que surge en la movilidad del barrio, donde se han hecho restricciones a la movilidad en el Paseo de las Palmeras en estas fechas estivales, sin tener en cuenta el criterio de la ciudadanía, y donde se ha tomado una solución puntual que no elimina el problema global de tráfico existente en esta zona céntrica de la capital.

Así lo ha manifestado esta mañana el portavoz del Grupo Municipal del PP, César Díaz, quien ha explicado que “la movilidad es como los vasos comunicantes, si cortamos en una calle, esa tensión de tráfico se deriva a otras calles y, en definitiva, quitamos el problema en una zona y se lo pasamos a otra”.

César Díaz ha exigido “soluciones globales, habladas y consensuadas con los vecinos y no gobernar la movilidad a golpe de decreto, lo que nos lleva a una situación como esta, donde unos vecinos ven tranquilizada la presión derivada del tráfico, pero por otra parta se genera más presión de tráfico en otras zonas y se agravia a otros vecinos”, y ha añadido que “hay que plantear una solución más global y no un parche puntual en una calle concreta”.

El portavoz popular ha pedido “más transparencia, porque esta es una decisión que se ha tomado sin que se haya consensuado con los vecinos -como las anunciadas y posteriormente paralizadas actuaciones en Albayda y en otros barrios- y no se ha hecho compartiéndolo, en este caso, con los dos distritos que se ven afectados, que son el Distrito Genil y el Distrito Centro, ya que la calle afectada pertenece al perímetro del Distrito Genil, pero las consecuencias afectan en gran medida al Realejo”.

Díaz ha recordado que “con el gobierno del Partido Popular se convocó el Observatorio de la Movilidad en mayo de 2021, donde se hizo un diagnóstico de las necesidades que realmente tiene el barrio del Realejo, de cuáles son sus necesidades de movilidad y de las soluciones posibles, pero desde esta fecha ninguno de esos planteamientos que se hicieron entonces se han llevado a efecto”. Por el contrario, “solo hemos visto un decreto que se ha hecho en verano sin que haya mediado la participación de los vecinos y el consenso mínimo deseable”, ha subrayado Díaz.

“Según el diagnóstico que hicimos, el barrio del Realejo sufre problemas de tensión de tráfico en determinados momentos puntuales, horas puntas que coinciden con las entradas y salidas de los colegios; además, es un barrio para disfrutarlo y caminarlo, y es importante que mejoremos las rutas peatonales dentro del barrio, se liberen las calles de tanto obstáculo y se refuercen las frecuencias en el transporte público; en tercer lugar, nos preocupa la indisciplina que hay en el barrio, lo que exige que haya mayor contundencia por parte de la Policía Local”, ha concluido el portavoz del PP.

Por su parte, los vecinos del Realejo han señalado que “todos los vecinos del barrio nos sentimos un poco agraviados, porque no se nos ha tenido en cuenta para medidas tan importantes como esta, ya que el Realejo es un barrio ubicado en el centro y los problemas de movilidad afectan a todas sus ramificaciones”.

Uno de ellos, David Moreno, ha lamentado que “las medidas que se han tomado no van a tener los efectos que se esperan, ni hacerlas en verano tampoco beneficia la convivencia entre todos, porque se hace sin tener en cuenta a la ciudadanía y creemos que esto va a sumir más al barrio en la decadencia”.