•          María Inés Beas: “No es intención del grupo popular obtener rédito político de este asunto tan triste y espinoso para Jérez del Marquesado, que lo único que está provocando es el enfrentamiento y división de un pueblo de tradición católica”

•          Eduardo Martos: “No sabemos si el derribo de esta cruz se debe a la falta de experiencia del alcalde del PSOE, o se debe al odio que le tiene a la libertad religiosa de todo un pueblo y su comarca, pero nada justifica el tirar por tirar solo porque una corporación del Partido Popular apostó por este símbolo”

El Partido Popular de Jérez del Marquesado ha instado al gobierno municipal, encabezado por el socialista José Ángel Pereda, que “repare” el “daño” causado al municipio y “restituya” la Cruz Blanca que derribó hace seis meses para colocar en su lugar “contenedores de basura”.

“No es intención del grupo popular obtener rédito político de este asunto tan triste y espinoso para Jérez del Marquesado, que lo único que está provocando es el enfrentamiento y división de un pueblo de tradición católica”, ha explicado María Inés Beas, concejal del PP de Jérez del Marquesado.

“Esa cruz no es del alcalde ni del gobierno de turno, y sí un símbolo histórico para Jérez del Marquesado”, ha proseguido Beas, al detallar que, tras 84 años sin la Cruz Blanca después de su destrucción en 1936, fue el anterior gobierno del PP en la localidad el que decidió hacer una réplica de la emblemática cruz que conmemoraba la conquista del territorio por los Reyes Católicos al reino nazarí. 

La concejal popular ha defendido que, “por más que se empeñen en lo contrario el alcalde y su equipo de gobierno”, existen archivos que corroboran este hecho histórico y, por tanto, el simbolismo de la Cruz Blanca.

“Sean responsables y reparen el perjuicio causado. Todos cometemos errores y nunca es tarde para rectificar, pero les pedimos que devuelvan la paz al pueblo de Jérez del Marquesado, que, así como el alcalde ordenó su demolición el pasado mes de mayo aprovechando la nocturnidad y alevosía que le brindaba el estado de alarma, el mismo alcalde es el único que puede ordenar la restauración de la cruz. La paciencia se va agotando y no nos gustaría tener que tomar otras medidas”, ha incidido María Inés Beas, quien ha agradecido la labor que está llevando a cabo la Plataforma en Defensa del Patrimonio Histórico-Cultural de Jérez del Marquesado, con Jesús Alcalá a la cabeza.

Por su parte, el diputado provincial del PP Eduardo Martos ha denunciado que el “rodillo” del alcalde socialista de Jérez del Marquesado ha despertado la “indignación” entre los vecinos del municipio que no entienden por qué “su Cruz Blanca” ha sido “masacrada de esa manera” cuando “no estorbaba ni ofendía a nadie”, pero que ha sido la “víctima” en el afán de José Ángel Pereda por “derrumbar, destruir, echar abajo una cruz, símbolo de la cristiandad del pueblo de Jérez del Marquesado”.

“No sabemos si el derribo de esta cruz se debe a la falta de experiencia del alcalde del PSOE, o se debe al odio que le tiene a la libertad religiosa de todo un pueblo y su comarca, pero nada justifica el tirar por tirar solo porque una corporación del Partido Popular apostó por este símbolo que se ha convertido en el icono de todo un pueblo en la defensa de sus creencias religiosas”, ha aseverado Martos.

El diputado provincial del PP ha recriminado al regidor socialista que haya conseguido “indignar” a todo un pueblo, “crear confrontación entre los vecinos” e, incluso, “hacer el ridículo”, porque si es “grave” destruir la Cruz Blanca “peor” es que se sustituya por contenedores de basura.

Por ello, el grupo popular en la Diputación Provincial ha exigido al alcalde de Jérez del Marquesado que devuelva la cruz al lugar donde estaba, “pida disculpas a los vecinos y dé explicaciones”. “El pueblo de Jérez del Marquesado no ve puede ver cercenada su historia por el capricho de un alcalde impúber y necesitado de protagonismo para su ego personal”, ha concluido Eduardo Martos.