El Grupo Popular de Jérez del Marquesado ha presentado una moción instando al equipo de gobierno de la localidad a que paralice la instalación de dicha explotación

 El diputado provincial Eduardo Martos ha pedido al alcalde socialista del municipio, José Angel Pereda, que deje la inacción y se pronuncie al respecto

El Partido Popular de Jérez del Marquesado ha registrado una moción en el Ayuntamiento de la localidad donde se solicita que no se autorice la instalación de una granja porcina intensiva en el municipio y se apruebe la declaración institucional que se firmó el pasado 29 octubre de 2022 y que fue apoyada por los representantes de los grupos políticos contra el establecimiento de explotaciones porcinas intensivas.

La portavoz del Partido Popular en Jérez del Marquesado, María Inés Beas, ha sido tajante en cuanto a las razones que les llevan a oponerse a la implantación de una empresa de las características de las que se pretende establecer en el  municipio. “Nuestra postura ha sido clara desde el primer momento en que tuvimos conocimiento de la pretensión por parte de una empresa murciana de instalar en el municipio una granja intensiva porcina, pues estamos convencidos de que este tipo de empresas no generan ningún beneficio ni para Jérez ni para los jerezanos sino todo lo contrario”. Mostrando igualmente su asombro ante la falta de respuesta por parte de los dirigentes socialistas. “No entendemos el silencio por parte del equipo de gobierno, pues desde el 21 de agosto de 2021, fecha en que el proyecto se presentó en el Ayuntamiento, no se han pronunciado sobre el asunto”.

Por todo ello, ha explicado la edil popular, “hemos presentado una moción solicitando al equipo de gobierno que no autorice la instalación de la granja porcina intensiva, mostrando nuestro posicionamiento totalmente en contra, pues no se crean puestos de trabajo dada la maquinaria de la que están dotadas este tipo de empresas, siendo además totalmente incompatible con el proyecto de Geoparque, así como con el patrimonio cultural y la naturaleza viva de las que disfrutamos en el municipio, y que se vería gravemente afectada por la contaminación del suelo, los acuíferos y los gases emitidos por la ganadería porcina”. Solicitando a su vez, ha proseguido Beas, “que se apruebe en pleno la declaración institucional que se firmó en la asamblea celebrada el 29 de octubre y que fue firmada tanto por el alcalde como por representantes de la oposición, así como la puesta en marcha de los trámites legales que procedan para poder legislar en materia de urbanismo y evitar así el establecimiento de este tipo de explotaciones intensivas en el municipio de Jérez del Marquesado”.

En el mismo sentido se ha pronunciado el diputado provincial Eduardo Martos, quien considera que no sería nada beneficioso que una empresa de semejantes características se afincase en el municipio de Jérez del Marquesado. “Serían muchos los perjuicios para la comarca no solo para el municipio de Jérez del Marquesado, en cuanto a su desarrollo económico y social, lo que produciría la falta de inversión en turismo rural”, ha denunciado el diputado, quién ha añadido que la contaminación y el deterioro que produciría la instalación de dicha granja intensiva de cerdos produciría un daño irreparable al medio ambiente en una zona donde existe una ganadería adaptada y respetuosa con el entorno desde hace décadas y que conviene proteger para no romper el modelo de desarrollo sostenible que caracteriza a la comarca.

Es por todo lo expuesto que Martos ha pedido al alcalde socialista de la localidad, José Ángel Pereda “que deje la inacción y se pronuncie de una vez por todas y sea claro con respecto de este asunto”, solicitando a su vez “que establezca normativas que haga restrictivos este tipo asentamientos en el municipio”.