• César Díaz asegura que “no salen las cuentas porque mientras el Gobierno insiste en que aquí no pasa nada” vecinos de todos los rincones de la ciudad sufren las consecuencias del “desmadre más absoluto”
  • Eva Martín critica el bloqueo del área del área de Mantenimiento como consecuencia del desmantelamiento de los cauces de participación ciudadana como la App Granada Mejora, el 010 o el portal Granada Decide

El Grupo Municipal Popular ha realizado hoy una visita a la barriada de Bobadilla donde ha recordado al alcalde que “esto también es Granada”. El portavoz del Grupo Municipal Popular, ha asegurado que en materia de botellón y ruidos “no salen las cuentas porque, el Gobierno insiste en que aquí no pasa nada” mientras vecinos de todos los rincones de la ciudad sufren las consecuencias del “desmadre más absoluto” hasta altas horas.

“A lo mejor es que Bobadilla, por ejemplo, no está en sus estadísticas” ha dicho Díaz quien ha relatado la pesadilla que sufren cada fin de semana donde se suceden los “botellones” donde miles de personas llegan a cortar la Carretera de Málaga impidiendo que circule la línea de autobús N-1 que conecta Triunfo y Bobadilla y que mueve una media de 240.000 viajeros al año.

“El alcalde debería salir de su guarida que es el Ayuntamiento y visitar los barrios que están pidiendo auxilio ante la complicada situación que sufren” ha dicho el edil a lo que se han sumado las críticas de la portavoz adjunta, Eva Martín quien asegura que la barriada también esta abandonada en materia de limpieza y mantenimiento, un área que está sufriendo un auténtico “bloqueo por el desmantelamiento de los cauces de participación ciudadana como Granada Mejora, el 010 o Granada Decide”.

En el caso de la barriada de Bobadilla, concretamente, Díaz ha detallado que “hemos recibido avisos y quejas vecinales por la concentración de jóvenes en el entorno de una sala de conciertos donde cada fin de semana los vecinos soportan música, cánticos y llegan a invadir la carretera cortando el tráfico lo que ha requerido de presencia policial en torno a las siete de la mañana. También hay en esta zona un importante asentamiento.

“El deterioro de la convivencia en Granada es total y se distribuye ya por todos los rincones de la ciudad” ha dicho el edil quien recuerda que, en los últimos meses hemos tenido que soportar comentarios del equipo de Gobierno asegurando que la ciudad había vivido un fin de semana tranquilo “cuando se habían producido incluso navajazos”.

Ante esta situación, el edil ha pedido al alcalde y a la concejal de Seguridad Ciudadana una correcta planificación del servicio de Policía Local. “El Gobierno de la ciudad intenta silenciar esta situación de ruidos e inseguridad, pero desde el PP vamos a seguir dándole voz a todos los vecinos de todos los distritos que sufren este problema” ha dicho Díaz que, para finalizar, ha vuelto a insistir en la necesidad de celebrar una Junta local de Seguridad específica para abordar este conflicto. “Lo repetiré en cada comparecencia, aunque, por desgracia, el alcalde se niegue a celebrarla porque eso sería reconocer que su nefasta gestión está generando un gravísimo problema a los vecinos”.

Por su parte, la portavoz adjunta, Eva Martín ha remarcado el desmantelamiento del área de Participación Ciudadana que está teniendo un efecto directo en el mantenimiento de la ciudad. “El alcalde no quiere escuchar las solicitudes de los vecinos por lo que ha iniciado el desmantelamiento de los canales de participación como Granada Mejora, el 010 o el portal Granada Decide lo que está provocando un auténtico descontento” ha dicho Martín quien ha recordado que en este barrio, por ejemplo, el PP impulsó una importante obra para la colocación de un nuevo colector para con las inundaciones cada vez que se producían trombas de agua.

En este sentido, ha añadido que “cada día recibimos decenas de quejas de incidencias no atendidas como socavones y mal estado de las calzadas, descuido total de parques y jardines de esta barriada y de la ciudad en general así como problemas con el alumbrado público como consecuencia de farolas rotas y luces apagadas.