• El portavoz del Grupo Municipal Popular, César Díaz, ha mantenido un encuentro con el colectivo que va a iniciar movilizaciones contra un “gobierno paralizado”
  • Lamenta que el área de Seguridad Ciudadana no dé una respuesta contundente ante el clamor de los vecinos
  • Muestra su satisfacción después de que Raquel Ruz haya decidido escuchar nuestras propuestas para sacar las patrullas a la calle aunque asegura que “estaremos vigilantes para asegurarnos de que cumple su compromiso”

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Granada ha mostrado su total apoyo a los vecinos de la calle Ganivet y aledaños que se han constituido en plataforma para luchar contra los botellones y los ruidos que les roban el sueño y el descanso. Tal y como ha detallado el portavoz del Grupo Municipal Popular, César Díaz “hemos venido a la calle Ganivet, zona cero del botellón en la ciudad donde cada día los vecinos están llamando la atención a su Ayuntamiento, clamando a su alcalde y, en definitiva, exigiendo soluciones a un problema que están sufriendo cada fin de semana”.

El edil, que ha recordado que la propia Policía Local “ha alertado de esta situación de alarma con la detección de una veintena de puntos de botellón cada fin de semana” ha respaldado las protestas que están organizando los vecinos para exigir una “respuesta contundente” que devuelva la normalidad a la zona en la que “recibamos a nuestros turistas, a nuestros vecinos, sin que se perturbe el sueño o el derecho al descanso”.

“Queremos una ciudad limpia, donde se pueda dormir, se pueda descansar por lo que siempre vamos a estar del lado de los vecinos” ha dicho el edil quien ha lamentado que Francisco Cuenca haya presumido de acabar con el botellón cuando, lo que ha hecho, es expandirlo a toda la ciudad al “más puro estilo Moratalla”.

Por otra parte, ha criticado que la edil de Seguridad Ciudadana, Raquel Ruz, intente ahora innovar con medidas que ya estaban en macha desde hace años. “A lo mejor no lo recuerda pero en 2017 ya se puso en marcha una comisión para cruzar los datos de los servicios de limpieza con los del botellón” ha dicho el edil quien, aun considerar la utilidad de la medida, le ha recordado que “basta con revisar las actas de cada fin de semana para saber dónde están los focos”.

“El pasado fin de semana hubo más de 169 llamadas por ruidos y botellones, no parece que haga falta una gran investigación para detectarlos” ha dicho  el edil quien, “frente a los objetivos del PSOE de analizar y estudiar, ha propuesto una medida probada y mucho más efectiva: “sacar las patrullas a la calle”.

En este sentido, tras el anuncio de la responsable de seguridad de que ha puesto en marcha un nuevo dispositivo policial para el puente,  el edil ha agradecido que por fin “se escuchen nuestras peticiones porque por nuestra experiencia y trabajo realizado, la única forma de reducir las aglomeraciones y el botellón es con presencia policial”. No obstante ha remarcado que “estaremos vigilantes para asegurarnos de que cumple su compromiso y con el número de agentes en servicio comprometidos”.

El abogado que representa a los afectados, Juan Luis Aguilera que ya informó recientemente de la presentación de denuncias de forma masiva, ha detallado que, más allá de las acciones jurídicas los vecinos también han emprendido otras de tipo social como es la movilización bajo el nombre noche en blanco que comenzará en la madrugada de hoy y que tiene como objetivo “concienciar de las noches que pasan en vela”. En concreto, los vecinos de esta céntrica calle han llenado de sábanas blancas las fachadas y tienen previsto realizar una cacerolada desde las 23:50 hasta las 23:55 para exigir soluciones urgentes.

Por su parte, la portavoz de la plataforma, María del Mar Meseguer que también estaba presente en la reunión, ha destacado que, con esta protesta titulada describimos las “noches en blanco que nos hace pasar el Ayuntamiento”. “No hace caso a nuestras denuncias, nuestras quejas por lo que hemos iniciado nuestras noches en blanco sin poder dormir yéndonos a trabajar sin descansar” ha lamentado María del Mar Meseguer quien recuerda que “en este barrio somos personas trabajadoras y tenemos derecho a que se nos respete nuestro descanso”. “Queremos que se cumpla con las ordenanzas municipales”.