El Grupo Municipal Popular, dentro de su agenda de encuentros colectivos y asociaciones ciudadanas, ha mantenido un encuentro con los vecinos de la calle Arabial afectados por los ruidos de una sala de fiestas.

En la reunión han estado presentes el portavoz, César Díaz y los ediles Pepa Rubia y Carlos Ruiz Cosano quienes han mostrado su rotunda disposición para trabajar en soluciones que garanticen el descanso de estos vecinos desesperados por unas molestias que se producen cada día hasta altas horas de la madrugada.

En su intervención, Díaz ha asegurado que, desde el Partido Popular, “consideramos que el equipo de Gobierno no puede seguir haciendo dejación de funciones y debe actuar cuanto antes para garantizar el descanso de los vecinos pues los problemas de ruidos se están extendiendo gravemente por todos los barrios.

En este sentido, ha remarcado que “como mandatarios públicos no podemos tolerar que haya familias enteras en vilo hasta las siete de la mañana por los altos decibelios de la música que se escucha hasta en la décima planta de los edificios situados junto a la discoteca y que está provocando problemas de salud a los residentes, muchos de ellos, con hijos muy pequeños”.

De la misma forma, el edil ha solicitado que, a la espera de una actuación por parte del Ayuntamiento, la capital dote de una mayor presencia policial a esta zona para evitar la concentración de personas. “Los vecinos aseguran que se llegan a concentrar hasta medio centenar de personas que gritan, miccionan o vomitan generando problemas de salubridad” ha añadido el edil.

Por último, tras anunciar que el PP llevará este asunto a todos los órganos donde tenemos representación, ha reiterado su petición para que el Gobierno tránsfuga de Francisco Cuenca convoque una Junta Local de Seguridad específica para abordar el grave deterioro de la convivencia que se está produciendo en los últimos meses en la ciudad de Granada sin que el PSOE haga nada por poner orden.