• El coordinador del Grupo Municipal Popular, Luis González explica que el alza de los precios ha dejado desierto el concurso para la adjudicación del suministro eléctrico para calles y plazas
  • Asegura que el sobrecoste de esta factura será asumido por los granadinos “con la pérdida de otros servicios municipales como programas de Derechos Sociales, actividades deportivas o culturales”
  • “Decía Sánchez que no iba a dejar a nadie atrás; lo que no explica el PSOE es cómo va a ayudar a las familias a afrontar sus recibos más básicos, el disparatado aumento de la cesta de la compra, o la gasolina por las nubes”

 

El subidón del precio de la luz provocado por la nefasta gestión del Gobierno socialista de Pedro Sánchez empieza a tener consecuencias en la gestión ordinaria del Ayuntamiento de Granada”. Según ha detallado el coordinador del Grupo Municipal Popular, Luis González, el incremento desorbitado del suministro ha provocado que el concurso para la contratación de energía eléctrica del Ayuntamiento de Granada haya quedado desierto tal y como se reflejó en la última Junta de Gobierno Local.

En concreto, explica el edil, el pliego técnico tenía un presupuesto base estimado de 4.306.335 millones dividido en cuatro lotes distribuidos entre cuatro tipos de potencias para iluminar las distintas calles, plazas y espacios de la ciudad. Solo una empresa se ha postulado para prestar este servicio, pero con una importante diferencia económica de la establecida en el pliego pues estima un coste de 6.756.396 millones lo que supone un 56,89% de lo previsto. Una cantidad que, a juicio de González, “acabarán pagando indirectamente los granadinos mediante la pérdida de otros servicios fundamentales cuyo presupuesto se reducirá para poder sufragar una factura de la luz disparada”.

“La mala política del Gobierno de Sánchez repercute directamente en los Ayuntamientos” ha lamentado González quien recuerda que, de por sí, las arcas municipales ya están perjudicadas después de haber soportado, a pulmón, una pandemia sin haber recibido un solo euro por parte del Gobierno central”. “El hecho de que se encarezcan los gastos repercute directamente en las partidas destinadas a otros programas” ha añadido González quien considera que, si la factura de la luz aumenta en dos millones de euros, “irremediablemente habrá que sacar dinero de otro lado”. “Dos millones menos, son dos millones menos para derechos sociales, programas de empleo, prestación de servicios básicos como limpieza, mantenimiento o actividades deportivas o culturales” ha remarcado el edil quien ha asegurado que todo esto demuestra el “carácter antisocial del Gobierno de Sánchez respecto a las necesidades de las familias granadinas”.

Mientras tanto, “el Gobierno municipal de Cuenca es cómplice porque lo único que le mueve es apuntalar las políticas de Sánchez y sus socios independentistas o aunque vayan en contra de los granadinos”. “Lo que no puede hacer el PSOE es permanecer impasible ante un problema que ha provocado la mayor subida del IPC de los últimos 30 años en un 4,5%” ha añadido González quien ha considerado que el lema del Gobierno socialista que hablaba de que “no dejaremos a nadie atrás” se ha convertido en una broma macabra. “Decían que no iba a dejar a nadie atrás; lo que no explica el PSOE es cómo va a ayudar a las familias a afrontar sus recibos más básicos, el disparatado aumento de la cesta de la compra, o la gasolina por las nubes”

Por todo ello, el edil ha pedido al PSOE, que deje de obviar esta realidad que afecta ya a miles de granadinos, a las empresas, a los administraciones e instituciones públicas y exija soluciones. “Negocios como peluquerías han visto disparada su factura de la luz en un 45% mientras los socialistas no ponen ninguna solución” ha dicho para finalizar González quien asegura que esta escalada de precios “está poniendo en riesgo la economía de las familias y de las empresas cuando todavía no han sido capaces de recuperarse de la crisis sanitaria sin ninguna ayuda por parte del Gobierno central”.