• El presidente provincial del PP de Granada, Francisco Rodríguez, ha participado en la recogida de firmas, organizada por la formación y que continuará el fin de semana, contra dicha norma

 

  • Ha criticado que “un gobierno que iba de transparente aproveche una situación de pandemia para dar la espalda al Congreso, a las familias y a la comunidad educativa” cediendo ante el chantaje independentista

 

El presidente provincial del PP de Granada, Francisco Rodríguez, ha reiterado la “preocupación” del Partido Popular porque el Gobierno de España pretende, mediante la Ley Celaá, “hurtar” el derecho de los padres a elegir el centro educativo para sus hijos. A ello le ha sumado que el ejecutivo de Sánchez e Iglesias, cediendo a “los chantajes” de sus socios independentistas tanto de Cataluña como en el País Vasco, pretende imponer una ley que nace sin consenso político y sin tener en cuenta ni a las familias ni a los profesionales que integran la comunidad educativa. El dirigente provincial ha confirmado que “el Partido Popular estará el domingo en la manifestación que se va a organizar en Granada, respaldando a esos padres que tienen la duda de donde podrán ir sus hijos a estudiar en el futuro” y ha trasladado su respaldo a la Plataforma Más Plurales, organizadora de dicha movilización, “con la que hemos tenido diferentes encuentros, en los que nos hemos puesto a su entera disposición”.

Así se ha pronunciado desde la granadina Plaza del Campillo, donde ha participado en la recogida de firmas contra la Ley Celaá, organizada por el PP de Granada, y que continuará mañana, en el mismo lugar, y el domingo frente a la sede provincial de la formación.

Rodríguez ha criticado que “un gobierno que iba de transparente aproveche una situación de pandemia para dar la espalda al Congreso, a las familias y a la comunidad educativa”. Al mismo tiempo, ha considerado que una ley educativa, que afecta al futuro de muchas generaciones, no debe ser moneda de cambio ante los chantajes y las pretensiones políticas de partidos como Bildu o ERC.

El presidente provincial ha apelado al quitar una cuestión fundamental como la  educación del debate político para llegar a un pacto en dicha materia. Así, ha defendido que para sacar adelante una  ley educativa “no podemos permitirnos ceder el chantaje de las personas que odian a España” que, a su juicio, “son los que han dado el visto bueno a esta ley” y los que han propuesto también que el castellano sea eliminado como lengua vehicular en la educación.

De este modo Rodríguez reitera el compromiso del PP granadino en defensa de la libertad de enseñanza, tal y como han trasladado ya a los representantes en la provincia de la Plataforma Más Plurales, y que también han evidenciado sumándose a la anterior manifestación que el colectivo organizó en Granada como muestra de rechazo hacia dicha norma.

Los populares aseguran que en Andalucía, contamos con un gobierno “serio” que si bien acatará las normas aprobadas por las Cortes, “dentro de las competencias autonómicas, se llevarán a cabo los ajustes normativos necesarios para blindar los principios que defendemos, como la libre elección de centro educativo, así como la enseñanza concertada y especial”. Asimismo critican que, “es una ley sectaria que pretende imponernos un modelo ideológico y que, además, se ha tramitado con prisa en medio de una pandemia; no abordando tampoco los principales problemas del sistema educativo como: el fracaso escolar, el abandono escolar temprano, la transformación digital, la formación del profesorado…” Todas ellas cuestiones que “no se solucionan con medidas como que la religión no sea evaluable o restringiendo el derecho de las familias a elegir el centro para sus hijos”.

Por todo ello Rodríguez lamenta que el PSOE “ha generado discordia donde no la había”, puesto que hasta el momento “conviven perfectamente la enseñanza pública con la concertada y especial, pudiendo los padres elegir entre centros específicos y ordinarios, en función de las necesidades de atención de estos alumnos”. El modelo existente “lo que necesita es de la ampliación de los recursos, como está haciendo el Gobierno del cambio, con los mayores presupuestos en Educación Especial de la historia, 431 millones de euros, un 24% más”.